CHUYMA

CHUYMA. Lo que enseñan las montañas. En los andes también se diferencia el pensar con la cabeza y el pensar con el pecho, pensar con el chuyma decimos. Pero no nos referimos al pensar emotivo, lo que se dice desde el corazón, sino a otro tipo de no cerebralidad, un tanto emotiva pero no solo eso.

El chuyma es el complejo que une al corazón con los pulmones, al latir (el bombeo de los fluidos y los nutrientes ) con el respirar (la ventilación, la oxigenación de todas las partes). Pensar con el chuyma es trabajar con estos dos atributos, observar y dilucidar al mundo desde éstas dos cualidades que nos emparentan con los ríos y los vientos, con las peñas de las montañas y los brotes de la naturaleza (como dice la canción  “de las peñas brota el agua, de los árboles el viento”).

La música de la sikureada, en tanto posible técnica de meditación (de acceso a la calma, a la sabiduría y a su éxtasis) y de comunión con el todo, puede ser un útil ejemplo de la expresión del chuyma. Allí el bombo refleja los latidos del corazón, que a su vez remeda el golpe del rayo, y el ritmo de los pasos del andar, del fluir. Y allí el viento de nuestro chuyma, en los tubos del siku, se hace uno con el viento del mundo que es el respirar de las montañas. Por eso antes se subía a componer las tonadas en la alta montaña; donde se escuchaba al viento, quien daba las primeras notas, y se le contestaba, uniendo su sentir con el sentir de nuestra comunidad que va con nosotros.

Pensar con el chuyma es un modo de pensar sensible, sensitivo, por tanto emotivo, pero es también un pensar fuerte, determinado, con arrojo. Un pensar con el fluir del aire y con el ritmo de los latidos. En la práctica se trata de una racionalidad intuitiva que trata de comulgar el sentir interno con el sentir externo; que trata de observar y decidir callando el diálogo exclusivamente interno de la racionalidad calculadora. En todo caso no es un pensar solitario, es un pensar acompañado con la deriva. Pero no abandonándose a la deriva, sino en comunión con esa deriva universal que es la secreta voluntad que hermana a todas las cosas. Se trata de sentir antes que calcular y de escuchar u observar a esa naturaleza que está  tan fuera como dentro de nosotros.

De las reflexiones de don Sereno Chuyma.
febrero-mayo 2017

Entrevista con Loreto Contreras

Loreto con todo el carisma que tiene nos compartió un poco sobre la percepción acerca de la realización de la Agenda Menstrual, que en particular al colectivo Puruma le interesó la dinámica que en ella se realiza, pues es un espacio para la motivación del autoconocimiento. Estos espacios son escasos, dónde una puede reflexionar y actuar a partir de la mirada interna, lo cuál es muy peligroso para este sistema como bien nos comenta Loreto.

Les dejamos con la entrevista para que puedan leerla, pensarla, sentirla y comentarla:

P: ¿Cómo llegaste a realizar la Agenda Menstrual, que piensas sobre eso, como te sientes con lo que estás haciendo?

L: Fue en un momento de crisis personal, hace cinco años más o menos. Sentí la necesidad de buscar en mí una forma de sanarme o de reconocerme como ser humana. Por esas cosas mágicas de la vida comencé a sentir y comprender el ciclo menstrual, a sentir cómo la menstruación me permitía liberar ciertas cosas de mí, y la sensibilidad de esos días me abría la percepción para ver lo que necesitaba dejar o liberar a través del sangrado menstrual. Entonces empecé a unirme a este ciclo, a hacerme una con él y así fui avanzando en esa crisis que estaba viviendo.

También contarte que soy artista y que el arte ha sido un reflejo de mis procesos internos. (http://www.dibujosdeloreto.cl/) Entonces cuando comencé a vivir este viaje con el ciclo menstrual, comencé también a dibujarlo y así aparecieron muchas ilustraciones que tenían que ver con este reconocerse desde las entrañas, desde la naturaleza, desde el cuerpo, y así este proceso fue mi inspiración y sucedió un fenómeno muy lindo, y fue la gran recepción de parte de muchas mujeres y así una reciprocidad interesante que quizás nunca había vivido, tantas mujeres resonando con este trabajo que yo estaba haciendo.

Así luego de un tiempo de ir trabajando con mi ciclo y descubriendo mi propia historia, pero también de todas las mujeres. Sentí la necesidad de hacer una herramienta que permita hacer este mismo trabajo y ejercicio a muchas mujeres que quizá no han tenido la oportunidad de descubrirlo de forma espontánea. Así fue que cree la primera Agenda Lunar que la hice el 2014, y ésta fue una especie de prueba, muy simple, era como una libreta con dibujos e indicaciones para registrar el ciclo y comenzar con este trabajo y… bueno, surgió lo mismo que te contaba con los dibujos, fue impresionante la respuesta… yo ahí sentí que este era un camino de vida y que este era mi compromiso, porque realmente era muy necesario crear esta herramienta, trabajar para que estos temas se iluminen.

Bueno después de dos años, decidí hacer la Agenda Menstrual que salio recien en noviembre del año pasado, el 2016, trabaje intentando llegar a la esencia de todo el recorrido de autoconocimiento del ciclo y entregar en esta agenda mayor información, para que sea una guía, una orientación a las mujeres. El ciclo menstrual es una vivencia muy personal entonces creo que lo más difícil para mí fue lograr crear una guía para este viaje, pero sin delimitarlo demasiado para que cada una pueda vivenciar a su forma y sobre todo descubrir nuevas sensaciones, nuevos contenidos, nuevas visiones, nuevas percepciones de lo que es el ciclo. Para mi eso es muy importante, que a través de realizar el trabajo con la agenda u otros métodos, vamos a ir nutriendo una cultura menstrual que hasta ahora no existe, más bien, está comenzando a existir! Y podemos apoyarnos rescatando la gran sabiduría de las culturas ancestrales, ahi si esta todo esto de una forma muy viva pero hay que ir a buscarlo para recordarlo.

P: Mencionas en la Agenda menstrual el autoconocimiento femenino y ser mujer ¿Qué es para ti?

L: Interesante pregunta porque también en este proceso he reflexionado mucho entorno a ser mujer, siento que el ser mujer hoy en día es un estado de constante reflexión, es un presente que está construyéndose y deshaciéndose a la vez, lo estamos re-haciendo. Y de esta forma obtenemos la libertad para dejar de necesitar etiquetas, eso es algo que estamos intentando dejar atrás. Este es un viaje que se hace a cada instante es un presente constante por lo tanto tiene la posibilidad de cambio permanente y por supuesto eso lleva a la libertad de ser.

Por otro lado para entender lo que es ser mujer también siento necesario reconocer nuestra historia, ver lo que somos hoy, lo que nos han dicho que fuimos, descubrir las verdades ocultas de nuestra historia, lo que hemos padecido, lo que nos ha dolido…

Reconocer nuestra historia nos permite hoy día resignificarla, sobretodo cuando ha sido una historia muy manipulada. Es mirar la sombra, en el sentido de ir a buscar aquello que no está   en la historia oficial y de esa forma obtener el poder de iluminarla, para comprenderla, comprender quienes somos hoy y crear una nueva visión alineada con todo eso.

Ir a buscar esa parte de la historia oculta, personal y universal, donde está la sabiduría y la conexión con el cuerpo, que es nuestra fuente primordial, el origen de nuestra esencia.

Ser mujer para mi y lo que he descubierto personalmente este tiempo, está muy ligado a la naturaleza y al cuerpo, nuestro cuerpo tiene ciclos, que son similares a los ciclos que percibimos en la naturaleza, las estaciones del año, están dentro de nosotras, está la vida y muerte.

Ser mujer es ser la naturaleza, ser la tierra, eso desde un punto de vista esencial.

También quisiera aclarar sobre todo hoy en día que están abiertas las posibilidades de identidad de género, y poder ser un poco más precisa y decir que esto a lo que me refiero tiene que ver con la biomujer, es decir aquellas personas que tenemos órganos sexuales femeninos, tener útero o haber tenido útero, pues me estoy refiriendo a cualidades de nuestra naturaleza física.

P: Ya que tu realizaste esta reconciliación de la ciclicidad que menciona ¿cuál ha sido un cambio para ti, un ejemplo concreto de este cambio en tu vida?

L: Para mi lo más importante de reconciliarnos con la ciclicidad es comprender que hay diferentes matices en la vida, salir del estigma de que siempre tiene que haber un mismo matiz (linealidad) que es lo que nos dicta el sistema que hay que estar bien, hay que ser productivos, hay que brillar, sea cual sea la imposición, de alguna manera, el sistema nos intenta exigir solo un punto de vista y tenemos ese chip en nuestro inconsciente, entonces cuando nos sentimos diferentes a esa forma dictada, no encajamos, culpandonos y nos sentimos mal.

La reconciliación con la ciclicidad es reconocer que hay variados matices en todo orden de cosas y que todos son necesarios para avanzar. En nuestro ciclo menstrual tenemos cuatro fases, en dos de ellas (preovulación y ovulación) nuestra energía está hacia afuera, momento en el que estamos más extrovertidas, prácticas, mentales y sociales que son aspectos entre otros socialmente aceptado. Pero están las 2 fases que son tabú y que por lo tanto su potencial está oculto, fases o aspectos del ser mujer que han sido invalidados, ridiculizados, suprimidos y que son: la etapa premenstrual y menstrual, que es el momento de pausa y reflexión, es el encuentro con nuestra propia muerte, en el sentido que es un fin de ciclo donde tenemos la capacidad de recapitular antes de volver a empezar y para eso se necesita un tiempo de detención y entrega.

En estos momentos es cuando aparece nuestra mujer salvaje también, al abrirse nuestra intuición e instinto agudo y de ese modo nos damos cuenta de muchas cosas, es el momento de la revelación y la visión, nuestra intuición se abre ya que al abrirse nuestro cérvix estamos en conexión directo con la tierra y el cosmos, por lo tanto es un momento de gran conexión espiritual. Nosotras somos un canal que recibimos información y podemos entregar información y es en ese momento cuando este canal se abre y tenemos la capacidad de ver, pero esa visión no es conveniente para un sistema (capitalista/patriarcal) ya que es en este momento cuando nos damos cuenta de todo lo que está fallando y poseemos la certeza y fuerza para terminar con ello, la sumisión que se espera de una mujer y de cualquier ser humano para que un sistema opresivo funcione, no es compatible con estas fases.

Visto de esta manera al sistema no le conviene que afinemos la intuición y nuestra visión y que nos reconciliemos con nuestro cuerpo. Acá aparece la mujer que no teme, que conoce su verdad y la dice, que sabe lo que quiere y lo que no etc. que son cualidades que están hoy vetadas para las mujeres (estaban). Entonces reconciliarnos con la ciclicidad es reconciliarnos con todos los aspectos del ser y volver a nuestra integridad, un acto de empoderamiento que nos permite avanzar en muchos aspectos sociales e individuales.

Mostrarnos a nosotras mismas y desde ahí a la sociedad que asi como nos enseña nuestro ciclo, es necesario un tiempo de acción y uno de reflexión, que si no hay reflexión no hay avance. Y esto urge en un momento de crisis planetaria,  hacer una pausa y darnos cuenta, para poder decidir un siguiente paso.  Todas las biomujeres tenemos esta posibilidad en nuestro cuerpo cada 28 días. Reconciliarnos con la ciclicidad es reconciliarnos con ese aspecto del todo, con la pausa, con la reflexión, con la oscuridad, con la sombra, con la muerte, reivindicar la muerte como un paso necesario para volver a renacer.

Y desde un sentido más personal reconciliarnos con la ciclicidad me ha dado y nos da el espacio de reflexión y visión sobre nuestra propia vida, el llegar a nuestras heridas y bloqueos, y entonces solo asi podemos sanarlos, transformarlos y trascenderlos.

P: Hay unos arquetipos que describes en el ciclo de la menstruación, de la Virgen, la Madre, la Hechicera y la Bruja ¿Como los has vivido tu?

L: Si esos arquetipos son referencia de Miranda Gray que en su libro Luna Roja profundiza en el trabajo con estos. Para mi ha sido muy útil poder visualizar de forma concreta estas cuatro fases a través de sus cuatro arquetipos correspondientes, para comprender y aceptar de forma simple cuál es el recorrido entre estos; la doncella, la madre, la hechicera y la bruja. En mi experiencia, la hechicera y la bruja me vinieron a hablar, se vinieron a mostrar. Yo había vivido más desde la doncella, como una mujer que intenta ir hacia adelante con determinación, en una versión práctica de mi misma y en el intento de ser productiva, de este modo mi emocionalidad no tenía un espacio real, me quedaba incómoda. Para mi fue una alivio, un regalo, poder permitirme a través de la hechicera abrir mi intuición, darle espacio a mis emociones, comprender que son mi brújula, creer en mis poderes, empezar a creer en mis visiones, en los movimientos de mi cuerpo, en el lenguaje de mi cuerpo y empezar a percibir que ese mismo lenguaje está también en todas las demás biomujeres. Comprender que nuestra psiquis es compleja y que somos muchas en un solo cuerpo.

Antiguamente la Diosa, era una, y tenía todas las potencialidades y aspectos en una integración, como una unidad; el potencial de la vida y la muerte, de la creación y de la destrucción. Con el tiempo esta integridad se empezó a disgregar y se empezó a personificar  en diferentes aspectos, y asi comenzaron a aparecer diosas con diferentes cualidades arquetipicas: de la muerte, la nutrición, de la primavera, del inframundo. De esa forma nuestras cualidades se separaron y luego quedaron remitidas a sólo un aspecto que funciona como modelo, en el caso de la religión católica todas las diosas y sus maravillosos aspectos quedaron remitidos a la virgen María que es el modelo que se impone para la mujer desde la religión por ejemplo el arquetipo de la doncella y la madre son los socialmente aceptados. La doncella ya que tiene una fuerte energía masculina y la madre por su rol reproductivo/productivo que es irremplazable, pero también se le necesita desde el punto de vista del sacrificio y la abnegación.

Entonces para mí descubrir y vivenciar en mí los otros dos arquetipos, la hechicera y la bruja, me permitieron descubrir a mi bruja interna, que la menstruación me conecta con mi sabiduría, la de mi historia familiar y de toda la historia de la humanidad. El sangrado menstrual tiene toda esa información.

Ahora el trabajo es cómo lo vamos a ir resolviendo, ordenando, entendiendo. El reconocer nuestro ciclo y el poder del sangrado es un proceso que es rápido y lento a la vez. Rápido porque desde el momento que comienzas a ser consciente del ciclo, te empiezas a sentir diferente, mejor contigo misma, más aceptada, a permitirme cosas que tal vez antes juzgabas de ti misma, como por ejemplo permanecer en casa los días de menstruación; comprendes que es necesario ya que el útero te está hablando y necesitas estar tranquila para escucharlo. Y por otro lado, toda la información y sensaciones que van apareciendo es infinita y va saliendo muy a su tiempo, nos vamos dando cuenta de nuestras heridas y aspectos que necesitamos transformar e ir digiriendo todo eso es un proceso más lento en cual también vamos descubriendo nuestro don de ser sanadoras de nosotras mismas, esa es la bruja.

P: ¿Cuál es tu opinión del feminismo?

L: El feminismo es necesario porque tiene la capacidad de reconocer de forma radical las violencias, injusticias y las diferencias de género, y para reconocer este aspecto de nuestra sociedad es necesario ser radical, porque si no, se empieza a justificar, que es lo que se ha hecho siempre. De esa manera el feminismo ocupa el poder de mostrar tal cual estas realidades, sin escusas ni ambiguedades ni sutilezas y es preciso para visivilizarlas.

Por otro lado y de acuerdo a toda nuestra historia de injusticias, el feminismo tiene rabia y esa rabia ha sido un justo motor, en este sentido seria interesante que esa rabia con el tiempo y en la medida que sucedan cambios en la sociedad, se vaya transformando para ir avanzando y llegando más profundo, para llegar a verdaderas conciliaciones e ir sanando como sociedad.

P: ¿Puedes ampliar o explicarnos más sobre el proceso de la limpieza?

L: El proceso de limpieza al momento de menstruar es simple. Cuando menstruamos nuestro cuerpo elimina a través del sangrado todo lo vivido el ciclo anterior, biológicamente el endometrio que sale a través de nuestra vulva, se estuvo formando a lo largo de todo nuestro ciclo, por lo tanto ese endometrio trae toda nuestra alimentación, todas nuestras experiencias, nuestras emociones, nuestros pensamientos, etc. y por otro lado esto nos abre a la posibilidad de llevar esta intención a la dimensión emocional y energética y aprovechar este potencial para despedirnos de ciertas cosas de nuestra vida en conciencia.

Esta cualidad de nuestro sangrado también requiere de un refinamiento que cada una puede ir haciendo, preguntarse cómo puedo potenciar este poder en mi.

Para mi por ejemplo son muy útiles los ritos, hacer ritos de despedida con mi sangrado, por eso también en la Agenda comparto el rito del sembrado de luna: yo entrego mi sangre y con ella ciertas cosas que ya no necesito más hacia la tierra, la tierra tiene la capacidad de reciclar, de esta forma me hago una con la tierra en esta intención y además colaboro en el proceso de recuperación de esta pues nuestro sangrado es alimento y abono para la tierra,  ya que es pura vida, es nuestra ofrenda.

Este es un tema que presiento es solo un piquito de lo inmenso que puede llegar a ser todo el poder de nuestro sangrado, poco a poco vamos recordando en la medida que vamos practicando vamos llegando más profundo.

P: Nosotras percibimos como colectivo que la energía femenina sería más la tierra y no tanto la luna puesto que la luna es un pedazo que salió de la tierra que es muerta, solamente se la ve por la luz del sol y por eso tiene vida y refleja los movimientos de la fase de la tierra ¿Tú que opinas de eso?

L: Tiene sentido lo que dices, siento que la Tierra es la madre y por supuesto que también es la energía femenina estoy completamente de acuerdo, pero no por eso tenemos que ser excluyentes. En la dimensión del cielo los dos cuerpos que podemos ver a simple vista son la Luna y el Sol. Hace muchos años atrás en la etapa paleolítica, la Luna fue la primera en mostrarle su ciclo a la mujer, nuestras ancestras se dieron cuenta que su ciclo de fertilidad era  el mismo que el ciclo lunar, así la Luna fue la maestra y guía para comprenderse a sí misma. Al comprender su propio ritmo la mujer pudo comenzar a manejar este ritmo a su favor, por ejemplo comenzó a comprender que en tal fase de la luna ella estaba fértil, entonces pudo comenzar a optar y decidir sobre su cuerpo, dejó de ser como un animal en el sentido que se deja llevar solo por su instinto y pudo discernir en conocimiento de sí misma. Es por eso que se relaciona al ciclo menstrual con la Luna, es nuestra abuela sabia y primera maestra.

Y si la comparamos con el Sol, que está siempre en el mismo lugar, es decir es lineal no cíclico como la Luna y sostiene con su energía a la galaxia y por eso este se relaciona a la energía masculina.

Extracto de artículo

En el artículo de Escobar: Sentipensar con la tierra:
Coda
El 18 de Noviembre de 2014, un grupo de 22 mujeres comenzaron una valiente marcha de cientos de kilómetros desde La Toma, Cauca, hacia la capital, Bogotá. A lo largo del camino salieron a animarlas grupos solidarios.
La marcha se inició por la continua presencia ilegal de máquinas excavadoras, propiedad de foráneos, en la minería de oro. Como es sabido, las excavadoras con mercurio y cianuro son muy devastadoras. La minería estaba destruyendo el río y contaminando el agua; la gente que se opuso a las mineras recibió amenazas de muerte. A pesar de las reiteradas protestas,
demandas y misivas internacionales en apoyo de la comunidad por confiscar las máquinas o al menos sacarlas de su territorio, no hubo ninguna respuesta desde el Estado, lo que motivó la marcha como último recurso.
Los comunicados de parte de las mujeres siempre incluyeron el adagio:
«Movimiento de Mujeres Afrodescendientes por la protección de la vida y en defensa de los territorios ancestrales», además de declaraciones sobre política territorial y ontológica. Para finalizar, citamos algunas de estas:
Somos mujeres Negras del norte del Cauca, descendientes de hombres y mujeres africanos esclavizados, que conocen el valor ancestral que yace en sus territorios. Sabemos cuántos de nuestros ancestros pagaron por su libertad con sus vidas; sabemos que la sangre de nuestros ancestros se derramó para obtener estas tierras; sabemos que trabajaron muchos años como esclavos para heredarnos estas tierras. Nos enseñaron que no debemos vender la tierra; entendieron que tendríamos que asegurar que nuestro pueblo podría permanecer por siempre en nuestro territorio […] Han pasado cuatro siglos, y su memoria es
nuestra memoria; sus prácticas son nuestras prácticas, transmitidas a través de nuestros abuelos; nuestras hijas e hijos continúan afirmando nuestra identidad como pueblo libre […] Hoy, nuestras vidas peligran y las posibilidades de existir como pueblos afrodescendientes es mínima. Muchos hombres y mujeres se ven amenazados de muerte. Nosotras, mujeres, hemos vivido del trabajo de nuestros ancestros que les permitió comprarse su libertad y la nuestra, y que consistió en la agricultura, la pesca, la caza y los saberes ancestrales que nuestras mayoras y comadronas nos han inculcado con el fin de mantenernos
como Pueblo. Porque nuestro amor por la vida es más fuerte que
nuestro temor a la muerte, recogemos toda la solidaridad de aquellos que se oponen a la minería ilegal y que se oponen a las amenazas en contra de quienes protegen la Vida y los Territorios Ancestrales.

Diosas Femeninas

 

El ámbito urbano se caracteriza por ser cultural y socialmente occidental, si queremos acercarnos a un estudio urbano es necesario dilucidar la concepción simbólica, los relatos y percepciones que se generan para conocer la percepción urbana de la mujer desde sus orígenes.

Partiremos de la concepción ontológica de que el ser humano tiene un sistema simbólico que se manifiesta en el lenguaje, el mito, el arte y la religión como parte del logos o conocimiento (Rubino, 1994), no reduciendo el logos a la razón.

Por lo que haremos un pequeño acercamiento a la interpretación de Marquez, Fernando (1959) con un estudio arquelógico general en el que dedica un capítulo a las diosas femeninas en su libro Siete arqueólogos siete culturas.

DSC_0030

Ilustración 1: Representaciones de la diosa caldea Nana, una de las formas de Astarté, la diosa de la fecundidad (según J. de Morgan). en Marquez (1959: 608)

Creta muestra muchas deidades femeninas, los arquéologos señalan que era matriarcal y la relacionan con la madre diosa y la creación, tal concepción dominó la vida religiosa de la isla (Marquez, 1959).

Diosas:

Dictynna: diosa madre fuente de la vida y origen de todas las cosas y ocupa el lugar que luego tendrá Zeus.

Britomartis: hija de Dictynna es arquetipo de afrodita.

DSC_0042

Ilustración 2: Estatuilla figulina de la diosa Madre, con traje cretense. (Marquez 1959:864)

DSC_0045

Ilustración 3: sello típico con representación de una diosa, flanqueada por leones, sobre una columna ritual. Adorada  y cerca de una edificación rematada en “cuernos de consagración” (según Evans Marquez 1959: 865)

DSC_0048DSC_0051

Estas imágenes son cretenses, anteriores a Grecia, interpretadas por el autor como referente a la fecundidad sin embargo llama la atención el sello de oro con Britomartis o Artemisa que está relacionada con la caza, ¿acaso no era que, como nos enseñaron, la caza está relacionada con el hombre?, lamentablemente nuestros arqueólogos y los que hicieron el pensum de nuestrar materias son hombres, muy pocos estudios representan la concepción simbólica de la mujer, hecha por mujeres, por ahora tenemos el conocimiento de la existencia del estudio arqueológico de Riane Eisler El Cáliz y la Espada y el estudio arquetípico de Clarissa Pinkola Estés Mujeres que corren con los lobos (los cuales presentaremos en los próximos artículos).

Marquez señala que antes del reinado de Zeus como dios imperioso estaba Hera diosa agraria prehelénica. La Diosa Madre representa la fuerza femenina de creación, fertilidad, de la naturaleza. Picard encuentra varias diosas gemelas o de triadas y huellas arquitectonicas de su culto en templos de Creta (Marquez, 1959).

Las representaciones simbólicas de la mujer en la época cretense interpretada por Marquez  genera la concepción de lo “femenino” con la fertilidad, fecundidad y la Diosa Madre.

15 acusaciones de Maria del Mar Jimenez

MIS 15 ACUSACIONES

1. Acuso a la industria farmacéutica de haber convertido todos los procesos naturales de la mujer en enfermedades tremendamente rentables: menstruación, anticoncepción, embarazo, parto, lactancia, crianza y menopausia.

2. Acuso a la píldora anticonceptiva (y todos los productos hormonales en general en mujeres sanas) de haber alterado totalmente nuestro delicado equilibrio endocrino y de robarnos los mensajes intuitivos que llegan del inconsciente con las diferentes fases del ciclo menstrual femenino, por la relación entre ovarios, determinadas hormonas y actividades de hemisferios cerebrales. Este es uno de lo problemas de base sorprendentemente ocultado. Las mujeres no se desconectan en el parto de sí mismas por primera vez, sino que llevan años desvinculadas de la sabiduría femenina ancestral y más unidas a un laboratorio que a su propio cuerpo.

3. Acuso al negocio de la fecundación artificial de aprovecharse de las mujeres desesperadas por concebir y someterlas a dolorosos, caros y largos procesos, en vez de analizar las causas verdaderas (y subsanables) del fracaso en los embarazos, y que nos obligarían a replantearnos el ritmo y el estilo de vida que llevamos a todos los niveles.

4. Acuso a la industria de la alimentación de su macabra y eficaz estrategia para convencer a medio siglo de mujeres y conseguir que la leche de un animal (cuyo cerebro es mucho menor que el humano) tratada químicamente, suministrada en plástico, y por manos frías, muchas veces, haya suplido al calor, amor y el milagro de una teta blandita. Este triunfo económico ha significado una condena a muerte a millones de niños en países poco desarrollados, y alto riesgo de enfermedades, menos nivel cognitivo y desapego en los países ricos. Ausencia de lactancia significa ausencia de oxitocina y menos enamoramiento madre-hijo, y a partir de aquí una larga cadena de conductas artificiales.

5. Acuso al sistema obstétrico de haber convertido la normalidad del parto en patología, de haberlo medicalizado hasta el delirio de 50% de cesáreas en algunos países, de no haber respetado la extrema fragilidad del recién nacido y de haber convertido el sagrado acto del nacimiento en una mera extracción y manipulación de bebés.

6. Acuso a los pediatras de haber confundido sus creencias y prejuicios con la verdadera ciencia, de haber frustrado millones de potenciales lactancias exitosas con falsas normas, de haber convertido en enfermedad una pauta de sueño mamífera y de anteponer sus criterios a las recomendaciones de la OMS.

7. Acuso a los neurólogos y psiquiatras de sobre-diagnosticar la hiperactividad, y de drogar y anular a una generación de niños (a pesar de los constatados y denunciados efectos secundarios) con Ritaline/Rubifren: la cocaína pediátrica

8. Acuso a los psicólogos de medrar a costa de todos los errores del sistema en crianza, de no hacer honor a su nombre (psiqué=alma), de crear teorías que han justificado la continua domesticación de los niños anulando el leve instinto materno que quedaba (sobreprotección, falta de límites, permisividad por consentir demasiado, malcriar, etc.), y de haber inventado una falsa socialización temprana que no existe hasta mucho más tarde ( 6-7 años cuando queda establecida la lateralidad cerebral).

9. Acuso a los falsos gurús de crianza: Spock/Ferber/Valman/Estivill y secuaces conductistas de hacer apología de métodos de socio-tortura y vender insensibilidad, crueldad y falta de respeto hacia los niños. Si hubiese un Tribunal de la Haya Emocional, todos estos personajes habrían sido condenados por sufrimiento a la Humanidad.

10. Acuso a las feministas clásicas de haber mutilado a las mujeres humillando nuestra feminidad y maternidad, y de haber vendido a nuestros hijos por una falsa liberación que simplemente fue un cambio de lugar de opresión, y que perpetuó y potenció el sistema y los valores dominantes: masculinidad, competencia, depredación, jerarquía. Nunca hubo ninguna revolución social, sino un continuismo con otra cara. Sí es compatible el trabajo y la crianza, pero para eso hay que transformar el sistema y no abducirnos a nosotras y abandonar a las criaturas.

11. Acuso a las revistas femeninas de fomentar modelos de mujeres descerebradas, consumistas, siliconadas, hipersexuales que cuando tienen hijos se convierten en madres virtuales que atienden por control remoto a sus criaturas a golpe de Visa y continúan con su estresante vida sin inmutarse ni un tacón.

12. Acuso al sistema educativo de precocidad, de tener planes obsoletos que no responden a las verdaderas necesidades de aprendizaje a través del juego y la libertad de expresión, de fomentar la sumisión y obediencia e impedir los procesos de pensamiento independiente y creativos que permiten encontrar el propio camino en la vida .

13. Acuso a toda la sociedad de ser adultocentrista y haber excluido a los bebés y niños de la vida diaria, de infravalorar la maternidad y crianza considerándolo una pérdida del talento de la mujer pero sí valorar a ésta como productora dentro del sistema económico (ni como reproductora ni como cuidadora).

14. Acuso al estado de Bienestar de haber secuestrado la vida de los bebés encerrándolos en guarderías tempranas que se convierten así en una especie de “orfanatos de día” bien decorados, mientras obliga a sus dos padres a trabajar lejos de casa para subsistir en un modelo de vida asfixiante, de haber pasado del concepto de “se necesita una aldea para criar un niño” a la soledad y el desamparo de 8 bebés por cuidadora, de tener unas políticas de conciliación familiar-laboral miserables, de ausencia de ayudas familiares decentes, y evidentemente de haber creado una sociedad del malestar en la que según la OMS en el 2020 la depresión será la segunda enfermedad.

15. Y por supuesto, acuso a las mujeres de no escuchar su corazón ni su instinto, de haber sacrificado a sus hijos para que el sistema los devore (porque ellas ya lo estaban), de acceder a la maternidad y parto con muy poca información y por tanto con una actitud de niñas dóciles que delegan su papel en los demás, de no luchar o exiliarse de este injusto modelo económico ni siquiera dentro del hogar, sino de dirigir la rabia y frustración (consciente o no) contra sus hijos, insensibilizándose ante su llanto y llamadas nocturnas, de obsesionarse por el adiestramiento y las normas (que en el fondo les ayudan a ellas a tener una estructura y orden y a desculpabilizarse de su abandono real), y de centrar todas sus fuerzas en aspectos externos al hogar.

texto: Maria del Mar Jimenez Redal
foto: autorretrato 2012

La imagen puede contener: 1 persona

Documental

No existen muchos trabajos sobre la menstruación, sin embargo en estos tiempos están apareciendo estudios y documentales específicos de la menstruación, te recomendamos este documental para que puedas compartir tus opiniones, inquietudes sobre el tema

pueden verlo en vimeo le dejamos el link:

Documental dirigido por Diana Fabiánová
“La Luna en ti”